Un nuevo disparate para Vara de Rey que añade incertidumbre e inestabilidad