Incapacidad de gestión e improvisación, señas de identidad del Gobierno local