El Grupo Popular cuestiona las macroislas de contenedores que causan molestias y afean la imagen de la ciudad
El Grupo Popular cuestiona las macroislas de contenedores que causan molestias y afean la imagen de la ciudad

Critican la permanente improvisación respecto a los contenedores del Casco Antiguo.

Reclaman que se ponga en marcha el sistema de recogida puerta a puerta.

El concejal del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Logroño, Pablo Santaolalla, ha analizado hoy las últimas decisiones adoptadas por el Gobierno socialista respecto a la ubicación de contenedores en el Casco Antiguo de la ciudad.

“Estamos ante un nuevo ejemplo de improvisación, imposición y desconexión entre concejalías del Ejecutivo local, en este caso las de Urbanismo y Medio Ambiente. Estamos viendo como los contenedores se van cambiando de ubicación continuamente quizás hasta que se encuentre un lugar definitivo en el que nadie proteste”, ha señalado Santaolalla.

El concejal popular ha recordado que el Ejecutivo local prometió un nuevo plan de recogida de residuos en el Casco Histórico de Logroño implantando un sistema de recogida puerta a puerta. “Pero la realidad es que la Legislatura avanza y no se ha realizado ninguna actuación en este sentido y lo único que tenemos es la realidad de contenedores errantes que van cambiando de ubicación. Reclamamos al Gobierno socialista que ponga en marcha este sistema lo antes posible tras un proceso de diálogo con hosteleros y comerciantes”.

Los populares han explicado que primero en el marco del programa ‘Calles Abiertas’ se pusieron 6 contenedores en la calle Bretón de los Herreros eliminando un carril de circulación y habilitando un camino peatonal peligroso, y otros 6 junto a los anteriores Juzgados. Tras las protestas vecinales, el Ejecutivo local decidió guardar los contenedores en el Mercado de San Blas y sacarlos cada día. Finalmente, frente a los antiguos Juzgados y en plena entrada a la calle Laurel, han acabado un total de 11 contenedores.

Otros 6 contenedores se ubicaron en la calle Siervas de Jesús, las protestas de vecinos y comerciantes ha supuesto que se trasladen a la calle Avenida de Portugal, donde en poco más de 30 metros hay 13 contenedores juntos.

A esta lista se suman los 6 contenedores que estaban en la calle Valvanera y que a última hora, tras la apertura del  nuevo hotel del antiguo Edificio de Correos, se han trasladado al aparcamiento de El Revellín, donde se han juntado 15 contenedores.

“La improvisación continua y la falta de diálogo está ocasionando malestar entre vecinos y hosteleros del entorno. Reclamamos al Ejecutivo socialista que se reúna con vecinos y comerciantes del Casco Antiguo y trabajen en una buena y definitiva solución”, ha concluido Santaolalla. En este sentido plantean que se impulse el sistema de recogida puerta a puerta y que los contenedores se ubiquen en un local municipal y saquen para la recogida.

El concejal ha añadido que parece que el Ejecutivo local está apostando por estas ‘macroislas de contenedores’ que se van a repetir en otras intervenciones que van a desarrollar como en República Argentina o en Murrieta. “Entendemos que esta solución proyecta una mala imagen de la ciudad, causa molestias e incomodidad a vecinos y comerciantes y dificulta el tráfico en los momentos de recogida de los residuos”, ha afirmado.