Escobar urge a revisar el presupuesto municipal y diseñar el plan de desescalada en la ciudad
Escobar urge a revisar el presupuesto municipal y diseñar el plan de desescalada en la ciudad

 

Escobar urge a revisar el presupuesto municipal y diseñar el plan de desescalada en la ciudad

 

 

Es necesario establecer nuevas prioridades en tres ejes: cobertura social, activación económica y  rediseño del espacio público.

 

Estiman que debe cambiarse el destino de más de 13,5 millones de euros para atender nuevas necesidades.

 

Reiteran su compromiso de realizar una oposición constructiva sin renunciar a la crítica a la gestión del Gobierno local cuando sea necesario.

 

El portavoz del Grupo Municipal Popular, Conrado Escobar, ha planteado hoy al Equipo de Gobierno local dos acciones prioritarias para la ciudad relacionadas con la pandemia del Coronavirus.

 

“Aunque continuamos inmersos en la etapa sanitaria de la pandemia, desde el Grupo Municipal Popular consideramos prioritario comenzar a trabajar de forma inmediata tanto en una revisión del presupuesto municipal aprobado para este año como en el diseño de un plan de desescalada progresiva del Estado de Alarma en Logroño”, ha explicado Escobar.

 

El portavoz ha señalado que es necesario “afrontar con una nueva mirada la ciudad y las políticas que desde la Administración local hay que poner en marcha. Mientras seguimos afrontando la emergencia sanitaria, tenemos que empezar a abordar la respuesta social y económica”.

 

Escobar ha criticado y lamentado la actitud “resignada y sin iniciativa que ha adoptado el Gobierno de coalición de PSOE, PR, Equo y Unidas Podemos para afrontar esta crisis. Su actitud durante estas semanas ha sido la de esperar las directrices que marca el Gobierno central o regional pero entendemos que como Administración local tenemos un marco competencial que posibilita tomar diferentes medidas adaptadas a las características y realidad de nuestra ciudad”.

 

 

 

 

Nuevo proyecto de presupuesto

En esta línea, el portavoz popular ha planteado en primer lugar la “urgencia de realizar una revisión del presupuesto municipal para este año. Es necesario un nuevo enfoque sobre Logroño, debemos revisar prioridades y recursos municipales. Es necesario adecuar las políticas públicas y los programas de gasto a las nuevas prioridades”.

 

En este sentido, consideran que las políticas de reactivación deben orientarse en tres ejes:

 

  • la cobertura social atendiendo a vulnerabilidades que se tornan aún más vulnerables. Con especial atención a mayores, menores, personas con discapacidad y familias más afectadas por la crisis.

 

  • el impulso de la actividad económica, induciendo efecto en la capacidad de mantener y generar empleo, y el necesario apoyo al comercio local. Fomentar la rehabilitación, especial atención al comercio local, a la hostelería, turismo y nuevos enfoques de los espacios de ocio y cultura.

 

  • el rediseño de un espacio público que va a exigir nuevas condiciones para la socialización. Atender a la nueva conformación que deben adoptar los parques y las calles de nuestra ciudad, los juegos infantiles, los bancos públicos, etc.

 

Este nuevo enfoque presupuestario iría unido a las medidas fiscales ya presentadas por los populares y a la propuesta de impulsar la inversión pública en la ciudad como motor de activación económica local.

 

“Seguir escuchando hoy al Alcalde, y su Equipo de Gobierno, hablarnos de la ciudad bella, de la ciudad que educa, o de la ciudad inteligente, es un claro ejemplo de su falta de contacto con la realidad, y de su incapacidad para gestionar una crisis que exige valentía, visón política y mucha capacidad de gestión”, ha señalado Conrado Escobar.

 

“Atender inversiones públicas como unas piscinas en la actual estación de autobuses, la peatonalización del Campus Universitario, la de la Calle Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil, o la construcción de eje ciclista este-oeste que aún hoy no tiene definido su itinerario, no forman parte de las urgencias que el presupuesto municipal debe atender”, ha añadido.

 

La revisión del presupuesto municipal planteada por el Grupo Municipal Popular apuesta por reducir las partidas que se incluían para asistencias técnicas externas (plan de movilidad urbana o plan de calidad ambiental, casi 2 millones de euros) y por un nuevo enfoque en las políticas sociales, medio ambientales, tecnológicas y de personal.

 

Por citar algunos ejemplos no consideran que ahora la ciudad deba contar con proyectos como puntos de lectura pública, bibliopiscina o ampliación del horario de verano en la Rafael Azcona; la inversión en administración electrónica o preparar la candidatura de Ciudad Verde Europea.

 

Los populares han revisado los programas presupuestarios y consideran que en torno a un 10% del gasto corriente, unos 13,6 millones de euros,  van a ser difícilmente ejecutables y podrían destinarse a las nuevas necesidades. Se trata de programas de las áreas cultural y educativa, festejos (500.000 euros fiestas de San Bernabé) o turismo.

 

Esta cuantía se sumaría a la propuesta ya realizada en materia de inversión de 5 millones de euros para iniciar de manera inmediata obras en distintas obras. En total, cerca de 18 millones de euros que quedarían liberados para afrontar las nuevas necesidades de la ciudad.

 

Plan de desescalada en la ciudad

Por último, el portavoz popular ha expresado también la necesidad de empezar a diseñar un plan de desescalada para cuando finalice el Estado de Alarma contando con la participación de los diferentes sectores implicados. “Tomemos el ejemplo de ayuntamientos que llevan ya semanas trabajando en esta línea. Es importante que tomemos iniciativa y que generemos confianza”.

 

“Como siempre ofrecemos al Gobierno local nuestra colaboración, tenemos propuestas, ideas, estamos hablando con los sectores y colectivos y nos gustaría que de verdad el alcalde demostrara su apuesta por el diálogo y el consenso con la creación de una comisión específica para abordar todas estas cuestiones”, ha concluido Escobar. “Nuestro compromiso es realizar una oposición constructiva, y así lo estamos realizando en las diferentes comisiones, pero lógicamente nuestra responsabilidad es ser críticos con aquellos aspectos que consideramos deben mejorar”.