Un año decepcionante para los logroñeses